Tres se envenenan al consumir sopaMuchos bolivianos tienen su propia receta para mejorar el desempeño sexual: un buen plato de “caldo cardán”, preparado con el miembro viril del toro y servido en restaurantes populares de La Paz. La sopa, a la que se le atribuyen propiedades vigorizantes y estimulantes de la actividad social, es considerada por sus adeptos como el “Viagra de los Andes”.


“Beber este caldo tiene efectos afrodisíacos y me ha dado buenos resultados”, dice Alvaro Camacho mientras toma el espeso caldo, sorbo a sorbo, acompañado de su novia. La sopa debe su nombre de un artefacto mecánico que tienen los automotores con el propósito de dar tracción a las ruedas, y en este caso hace referencia a la potencia que se atribuye al preparado.


Camacho, de 30 años, está en el restaurante Casa de Oro, en un sector populoso de La Paz, donde desde hace dos décadas se sirve el platillo a los parroquianos. “Ni bien tomas el caldo sientes sus propiedades”, dice. “Empiezas a sudar, sientes que tu cuerpo se calienta. Lo que dicen sobre sus atributos es cierto”, cuenta el hombre, sin entrar en detalles y bajo la atenta mirada de su novia. Afuera del restaurante un letrero ofrece el plato del día: “Calditos de nervio. El viagra criollo energético”.