size2_73163_aragMichael Schumacher fue “catapultado” de cabeza contra una roca con tal fuerza que le se rompió el casco en dos.


En una nueva foto a conocer este miércoles, manchas de sangre (recuadro) se pueden ver en la nieve en el lugar donde el ex as de la F1 estrelló su cabeza.


El diagrama (izquierda), basado en informes de testigos, al parecer, también muestra las cuatro rocas que el siete veces campeón golpeó en la localidad francesa de Meribel el domingo, quedando con lesiones cerebrales.


Michael Schumacher sigue en coma artificial y “su situación es crítica y frágil”. Según explicaron, esta leve mejoría puede traducirse en un empeoramiento en las próximas horas. “En reanimación las cosas evolucionan rápido tanto en el buen como en el mal sentido”, explicó Jean-François Payen.


Los médicos se vuelcan ahora en “corregir una serie de anomalías que persisten”, señaló Emmanuel Gay, jefe del servicio de neurocirugía. El ex piloto “aún tiene muchas hemorragias cerebrales”, por lo que, insisten los neurólogos, “es difícil hacer un pronóstico” ni valorar las posibles secuelas. “Sería deshonesto hacer una valoración sobre el futuro”, señaló Gérard Saillant, neurocirujano y amigo de Schumacher, que insistió en que “el combate aún no está ganado”.


El siete veces campeón de Fórmula 1 se encuentra entre la vida y la muerte tras el grave accidente que sufrió el domingo mientras esquiaba en los Alpes franceses. Según explicó su portavoz, Sabine Kehm, a un grupo de periodistas alemanes, antes de caerse el ex piloto se había detenido en la pista para ayudar a un compañero que se había accidentado. Cuando emprendió la marcha, se tropezó con una roca y perdió el control.


Después, se golpeó contra otra piedra en la cabeza. El impacto fue tan fuerte que su casco se partió en dos, según confirmó una fuente próxima a la investigación al diario alemán Bild. Una de las personas que le socorrió relató que cuando llegaron al lugar del accidente el casco estaba roto y todo “estaba lleno de sangre”.


Algunos testigos han difundido imágenes del momento en el que el deportista era evacuado en helicóptero de la pista de esquí. Los médicos y la familia del ex piloto alemán pidieron por su parte a los periodistas que dejen trabajar al equipo del hospital y que respeten la intimidad del deportista.


En su afán por informar en primicia, algunos sobrepasaron ayer los límites de la ética. Según relató Sabine Kehm a un periodista de The Guardian, uno de los reporteros que hacen guardia estos días frente al hospital había intentado colarse en la habitación de Schumacher disfrazado de cura, pero fue descubierto por el personal del centro.


Para evitar incidentes como el sucedido ayer, el CHU de Grenoble ha reforzado la seguridad. “Si no informamos es porque no podemos hacerlo o porque no tenemos novedades, pero no porque tengamos algo que ocultar”, aseguró el neurólogo Gérard Saillant.


El ex piloto alemán recibió ayer la visita de algunos compañeros y amigos, entre ellos Jean Todt, presidente de la Federación Internacional del Automóvil, que salió del centro sin hacer comentarios. La prensa internacional también alentaba con cariño al heptacampeón. Para Bild, Schumi libra estos días “el auténtico combate de su vida”.