justiciaSANTO DOMINGO.- La Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Cristóbal ratificó el lunes la condena de diez años de prisión que en primera instancia dictaminara el Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de Peravia contra el entrenador de béisbol banilejo Enrique Soto, acusado de violar sexualmente a uno de sus alumnos en 2002.


Soto es acusado por Sandra Arias, madre del joven Wader Manaudis Santana Arias, de haber violado los artículos 330, 331 y 332 del Código Penal Dominicano. Los jueces de la Corte de Apelación de San Cristóbal, que ratificaron la condena de Soto fueron, María Garabito, quien actuó como presidenta, y los miembros Irvis Alberty y Luz del Carmen Matos.


El entrenador deportivo banilejo es acusado de haber violado sexualmente a Santana Arias, quien para cuando ocurrieron los hechos era un adolescente y estaba bajo su responsabilidad en su condición de alumno de una academia de béisbol que tiene habilitada para ser firmados por equipos de Grandes Ligas.


Soto ha negado durante las audiencias los cargos que se le imputan y ha declarado que esa acusación forma parte de lo que definió como un chantaje que procura extorsionarle por varios millones de pesos y dañar su carrera como entrenador exitoso de talentos que hoy brillan en equipos de Grandes Ligas de Baní y otros pueblos del sur del país.


El entrenador, quien fuera escucha de los Atléticos de Oakland en la década de los años de 1990, se convirtió en uno de los entrenadores más reputados del continente con la firma de jugadores del calibre de Miguel Tejada y los hermanos Willy y Erick Aybar, entre otros. En años recientes Soto ha logrado las firmas de talentos como Jorge Alfaro, quien fichó por 1,3 millones de dólares), Esteilon Peguero (US$1,1 millones) y Jharmidy de Jesús (US$1,0 millón).EFE