FuncionariosLa comisión del Gobierno dominicano que representará al país en el proceso de diálogo que se reiniciará con Haití para tratar los temas de agenda común, es la misma que ha jugado un papel preponderante en la defensa de la nación luego de las acusaciones que ha recibido tras la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional (TC), que establece los criterios para obtener la nacionalidad dominicana.


El próximo martes en la localidad haitiana de Juana Méndez, la comisión de alto nivel, que encabeza el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, sostendrá su primera reunión de trabajo para abordar los temas relacionados con la migración, el comercio, los recursos de medio ambiente, seguridad, desastres naturales y otros, tal y como acordaron los presidentes Danilo Medina y Michel Martelly, en el mes de noviembre en Venezuela, cuando se reunieron al margen de la II Cumbre Extraordinaria ALBA-TCP – Petrocaribe, con el presidente de Venezuela Nicolás Maduro como mediador.


Por parte del Gobierno también participarán en el diálogo, César Pina Toribio, consultor jurídico del Poder Ejecutivo y José Ramón Fadul, ministro de Interior y Policía, quien preside el Consejo Nacional de Migración. Dichos funcionarios han sido reiterativos en la necesidad de respetar los lineamientos de la sentencia 168-13 y han advertido que en toda conversación que se realice con Haití debe de primar este criterio. También forman parte de la comisión José del Castillo Saviñón, ministro de Industria y Comercio, así como el canciller en funciones, José Manuel Trullols.


A través de un comunicado, Montalvo informó que el Gobierno dominicano va a la mesa del diálogo a trabajar con empeño y buena fe para conversar de manera franca, directa y sincera, a fin de abordar satisfactoriamente temas que históricamente se han relegado y que ambos gobiernos entienden que es el momento de definirlos en beneficio de las dos naciones. “Todas las esperanzas están cifradas en que de estas conversaciones surjan propuestas y soluciones que aporten al  bienestar y al desarrollo tanto de República Dominicana como de Haití”, dijo el funcionario.


“Haití es un escenario equivocado”


El dirigente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Vinicio Castillo Semán, quien recientemente pidió al Gobierno suspender el diálogo porque sería “como un matadero” contra los intereses de la nación, consideró ayer que es “un grave error” ir a Haití que, “ahora mismo, es tierra de nadie”. Expresó que si se va a producir el diálogo la sede debería ser un país neutral.


“Es un error ir a Juana Méndez. El Estado dominicano no debió aceptar que la sede de inicio de ese diálogo sea en Haití, porque es una manera de nosotros estar por debajo de Haití, que es un territorio ocupado por fuerzas multinacionales extranjeras. Además es un problema de seguridad. No sé si algunos recuerdan los incidentes con el padre Regino el año pasado para esa misma fecha”, precisó.


Papel jugado por los miembros de la comisión en tema fallo TC


Gustavo Montalvo
Ministro de la presidencia
Gustavo Montalvo ha sido el actor principal en toda acción realizada por el Gobierno a raíz de la controversial sentencia del TC, quizás por la ausencia involuntaria del ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Morales Troncoso, o tal vez por el poder que recae sobre él respecto de los asuntos delicados de la administración de Medina. Fue quien encabezó la comisión que viajó a Venezuela y a Cuba, así como a Estados Unidos a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde fue presentada de manera oficial la postura del Gobierno ante las acusaciones de que con la aplicación del fallo del TC se “desnacionalizaría” a más de 200 mil ciudadanos de ascendencia haitiana.


César Pina Toribio
Consultor jurídico del poder ejecutivo
Si bien Montalvo ha desempeñado un papel fundamental en el proceso de inflexibilidad originado por el fallo, no menos importante ha sido el rol de César Pina Toribio, quien, además de que acompañó a Montalvo a Venezuela y a Cuba, también fue el vocero principal de delegación que explicó los alcances de la sentencia y despejó dudas sobre el contenido de la misma ante los escenarios como OEA, ONU y el Congreso norteamericano. “No hay marcha atrás con la sentencia. La conversación tiene que estar dirigida a los mecanismos que la República Dominicana pueda poner en movimiento respetando o ejecutando la sentencia pero que, además, pueda resolver los asuntos de carácter humanitario que están envueltos en esto”, ha dicho el funcionario.


Los grandes ausentes


José Ricardo Taveras
Director general de Migración
Uno de los dos funcionarios que fueron dejados fuera de la comisión que dialogará con los representantes del gobierno de Haití, es el director general de Migración, José Ricardo Taveras, quien ha tenido una participación directa en todo el proceso que ha agotado el Gobierno desde que el Tribunal Constitucional dictó la sentencia, pieza que el funcionario ha defendido a capa y espada.


La Dirección de Migración tiene bajo su responsabilidad la ejecución de una buena parte del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros establecido en el fallo, acreditando, bajo la supervisión del Consejo Nacional de Migración, la documentación migratoria, sobre la base de un proceso de evaluación y revisión.


José Ramón Fadul
Presidente Consejo Nacional Migración
Una postura menos diplomática y un tanto más franca respecto a la defensa del país es la que ha mostrado el presidente del Consejo Nacional de Migración, José Ramón Fadul, quien considera que el tema “se ha politizado” y que a las autoridades haitianas no les interesa una solución diplomática al impasse. Fadul también acompañó a Montalvo y a Pina Toribio en la ofensiva desplegada por el Gobierno para defender el fallo. “El Gobierno no es blandengue. El Gobierno nunca ha estado sumiso. Tenemos una dignidad con la que no se juega, nadie puede trazarnos pautas”, sostuvo al explicar las razones que tuvo el Gobierno dominicano para llamar a consultas a su embajador en Haití, Rubén Silié, después que el vecino país rompió el diálogo.


José Manuel Trullols
Canciller en funciones
José Manuel Trullols, encargado interinamente de las relaciones internacionales del país, instruyó la distribución en todos los países con los cuales la República Dominicana tenga relaciones a realizar una amplia ofensiva diplomática. El documento remitido a embajadores y cónsules incluía instrucciones precisas de darlo a conocer en todas las instancias públicas. “La meta es proveer información precisa y objetiva sobre el contenido de la sentencia y crear conciencia sobre la situación que ésta aborda”, señaló. Al igual que los demás miembros de la comisión, refirió que la sentencia será “aplicada”, aunque aclaró que se hará “con estricto apego a los derechos de las personas que se sientan afectadas  y con sentido humanitario”.


José del Castillo Saviñón
Ministro de Industria y Comercio
Aunque no trascendió, el ministro de Industria y Comercio también participó en la ofensiva del Gobierno para explicar a nivel internacional los alcances del fallo. El funcionario acompañó a la delegación dominicana en Venezuela y su participación en la comisió que va a Haití puede responder a que en el proceso de diálogo también serán tratados asuntos de carácter comercial. El funcionario ha expresado su interés en que las relaciones domínico-haitianas se restablezcan, principalmente por los intercambios comerciales que diariamente se producen tanto en Dajabón como en otros 14 puntos de la línea fronteriza. El comercio formal e informar entre ambas naciones le reporta a República Dominicana aproximadamente US$2,000 millones al año.


Roberto Rosario Márquez
Presidente Junta Central Electoral
El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario, también fue relegado de la misión, sin que hasta el momento de manera oficial el Gobierno haya dado una explicación al respecto. Rosario ha salido al frente con gallardía a las críticas surgidas tras la sentencia emitida a finales de septiembre. En un foro en la OEA fue enfático y directo en su discurso, sin asumir las poses diplomáticas que normalmente se acostumbra en estas reuniones. Allí observó que esa misma organización que estaba debatiendo sobre un tema de soberanía de la República Dominicana, había auspiciado la intervención militar de los Estados Unidos al país en 1965. Dijo que probablemente la mayor parte de los presentes no había leído la sentencia.