La Agencia de Transporte de Nueva Zelanda lanzó al mercado un impactante material audiovisual, con el objetivo de sensibilizar a los conductores para que conduzcan a una velocidad adecuada y de esta manera evitar accidentes irreparables.


El comercial demuestra que por más que se cometan errores a la hora de conducir, el exceso de velocidad puede causar accidentes fatales debido a que no te da tiempo de reaccionar ante errores de otros.


En el año 2013 Nueva Zelanda registró 83 personas fallecidas y 408 quedaron fuertemente lesionadas debido a accidentes automovilísticos.