facebook-sexoCon los avances de la tecnología y la expansión de las redes sociales, la vida y privacidad de más de un ciudadano ha experimentado un cambio considerable, una transformación que especialistas califican desde cierto punto como cuestionante y preocupante. Y es que la proliferación de publicaciones que exponen la privacidad e intimidad de los que han hecho de las redes sociales como Facebook y Twitter su publicista por excelencia llama considerablemente la atención en especial en una sociedad en que ya ni se sabe por qué medios se están planificando los próximos hechos de violencia.


Y es que las redes sociales se han convertido en el medio por excelencia desde donde se extraen informaciones importantes de la vida de una persona, lo que incluso puede ser un atentado en contra de su seguridad personal.


Expresiones como “búscala en Facebook” “viste la foto que subió”, “lo leí en Facebook” “pero, ahí dice que trabaja en…” son parte de las que llaman la atención y exhiben el cómo la gente se ha olvidado de su propia seguridad para poner informaciones incluso confidenciales de su vida por las redes sociales, en un hecho que la especialista en Comunicación y Aprendizaje en la Sociedad Digital Lusverlyn Arias califica como “la pornografía del yo”.


Fotografías que revelan tu imagen, informaciones importantes sobre tu vida, datos exclusivos de tu personalidad son los que se encuentran exhibidos en estas redes, en las que se llama amigo a cualquier persona a quien le aceptas una invitación para que tenga acceso a todo lo que publicas, el punto es que, con este exhibicionismo o “pornografía del yo” “ahora todo hay que subirlo a Facebook”.


La especialista indicó que “Hoy por hoy los usuarios de la tecnología son generalmente ajenos a su ética y las comunidades virtuales, provocado por el desarrollo de las nuevas tecnologías y en este sentido expresó que manifiestan una significativa catálisis generada por el mal uso de las redes sociales que distorsionan su razón de ser y su significado.


Sostuvo que es muy probable que los creadores de Instagram, Twitter, Facebook, YouTube, ni se imaginaran tal desborde de privacidad y asuntos personales en estas redes.


“Desarrollaron un ingenioso invento y los internautas se han encargado de destruir su verdadero atributo por el abuso y el uso inadecuado de estos medios”.


En este sentido trajo a colación que el panorama actual se describe de manera exacta con la frase: “pornografía de yo” lo que según dijo implica desde la sobre exposición de la vida cotidiana, las emociones y los sentimientos hasta la publicación de imágenes subidas de tono con fuertes tendencias pornográficas.


“Actualmente se abusa del suministro de información en las redes sociales al punto de intoxicar a los amigos digitales y poner en peligro nuestra integridad. Uno de los riesgos principales de la exposición de nuestra información, privada y personal, tiene que ver con el robo de identidad y que otras personas traten de hacerse pasar por nosotros” apuntó.


Calificó como alarmante la inclinación hacia el exhibicionismo y el hecho de que muchos jóvenes y menores de edad divulguen fotografías sugestivas y seductoras, que rayan en lo pornográfico, mediante servicios de portales como Facebook, Flickr, YouTube o Twitter. “Y esto sin saber que esas fotografías y videos luego aparecen recopiladas en sitios web que se especializan en mostrar desnudos de personas de todo el mundo” indicó.


En este sentido, la especialista en comunicación digital exhortó a los usuarios de las redes sociales a utilizarlos con conciencia, a salvaguardar su privacidad y convertirse en los filtros de las informaciones públicas a través de medios como Facebook, Flickr, YouTube o Twitter, de manera que no haya una sobreexposición de información personal.


Y es que sin duda alguna, la “pornografía de yo” forma parte de los hábitos de muchos usuarios que exhiben su carne en un espacio interactivo y potencian las relaciones entre los propios internautas en tiempo real; mientras por otro lado, entierran la esencia y la reputación de las personas en un medio que se reproduce en un abrir y cerrar de ojos.


El dato


Según un estudio de la Internet Watch Foundation, el 88% de las fotografías publicadas en portales para adultos son robadas de cuentas en las redes sociales.