moderna¿Cuánto contamina la red?


Según Greenpace el 39,4% de la energía que utiliza Facebook proviene de plantas a base carbón. “¿Cuánto contamina Internet? No es lo mismo enviar un millón de correos electrónicos que un millón de cartas… Ni comprar un libro digital en lugar de un libro en papel”. La pregunta se la planteó el periodista especializado en innovación y cofundador de la revista Yorokobu, Marcus Hurst, y para responderla reunió las investigaciones más recientes y detalladas al respecto.


Aunque no hay cifras definitivas, sí es posible hacerse una idea con datos como estos: el Centro de Eficiencia Energética de las Telecomunicaciones (CEET) de Australia calculó, en un estudio de 2013, que toda la industria de telecomunicaciones produce 830 millones de toneladas de dióxido de carbono al año (CO2), y según estimaciones de la consultora tecnológica Gartner, sólo Internet es responsable de emitir 300 millones de toneladas de CO2 anualmente (“el equivalente al consumo de energía en Turquía y Polonia juntos”, escribe Hurst).


El principal indicador para medir el impacto ambiental de Internet es cuantificar la energía que se utiliza para hacer funcionar la gran maquinaria que compone la red. Aquí se tienen en cuenta los equipos con los que se accede a Internet, los centros de datos que almacenan y alojan los sitios web y las redes de acceso (el cableado y las antenas que transportan los datos).


Al medir estos indicadores, el CEET de Australia concluyó que Internet consume entre el 1,5% y el 2% de la totalidad de la energía global, lo que podría compararse con el quinto país que más contamina en el mundo. Un ejemplo: sólo Google (a través de Gmail y You Tube) genera al año 1,68 millones de toneladas de CO2, de los cuales 1,43 millones provienen de sus centros de datos y oficinas.


“Después de los dispositivos, los centros de datos son los mayores consumidores de electricidad. Para hacerse una idea de sus necesidades energéticas: Facebook está construyendo uno en Prineville (Oregon) que tendrá una capacidad de consumo de 78 megavatios, suficientes para proveer de energía a 64.000 hogares”, escribe Hurst en un artículo publicado por el centro de investigación, transformación e innovación de Barcelona, CCCB LAB.


El centro de la problemática son las fuentes de la energía que mueve Internet. Greenpeace ha señalado que gran parte de la energía de los centros de datos es producida a partir de combustibles fósiles (principal fuente de emisión de CO2) y centrales nucleares. En su informe How Clean Is Your Cloud?, Greenpeace señala que el 55,1% de la energía que utiliza Apple para sus servidores proviene de centrales eléctricas que queman carbón; en IBM esa cifra es de 49,7% y en Facebook, 39,4%. A pesar de este panorama, la misma Greenpeace ha destacado las iniciativas de Facebook y Google para mitigar la problemática.