0010634625Haciéndose pasar por un adicto, un agente que venía trabajando en el caso de forma encubierta logró que Dennis le vendiera una “cajita feliz” con una sorpresa especial:algunos gramos de heroína, reseña Infobae. De esa manera desbarató una red de narcotráfico que se valía de ese inusual método para distribuir la droga.


Según relata CNN, quienes querían ingresar al círculo local de consumidores debíanacercarse en automóvil al McDonald’s en el que trabajaba Shantia Dennis. Cuando la operadora les preguntaba qué querían pedir, debían responder ”Quisiera ordenar un juguete”.


Entonces recibían una ”cajita feliz”, como las que habitualmente piden los niños, pero que en vez de un juego o un muñeco traía en su interior una o varias bolsas con heroína. Durante el operativo, los oficiales recuperaron unas 60 bolsitas de esa droga y una cantidad menor de marihuana.


Dennis fue formalmente acusada de los delitos de posesión de estupefaciente, uso criminal de una instalación de comunicación y venta de sustancias ilegales. Los responsables de McDonald’s prefirieron no hacer comentarios ante la prensa