Emergencia en el noreste de EE.UU por tormenta invernalLa nieve no es ninguna sorpresa en los estados del noreste y norte de las llanuras de Estados Unidos durante el invierno. ¿Pero una tormenta de nieve? Eso es algo diferente, y peligroso. Especialmente cuando se pone en peligro la ciudad de Nueva York, con más de 8 millones de habitantes y legiones de visitantes quizás aún paseando por Times Square después del Año Nuevo.


En la noche del miércoles, Nueva York estaba bajo una advertencia de tormenta de invierno, al igual que muchas otras comunidades densamente pobladas en partes de ocho estados de ese país. En la vecina Long Island —incluyendo en el condado de Nassau, en la frontera con Nueva York— el Servicio Meteorológico Nacional emitió una advertencia de tormenta de nieve desde las 6 p.m. de jueves a la 1 p.m. del viernes debido a una previsión de caída de 20 a 25 centímetros de nieve, vientos de -23 grados centígrados y vientos sostenidos de hasta 56 kilómetros por hora y ráfagas de 16 kilómetros por hora más fuertes.


“Es probable la caída de nieve con vientos fuertes y visibilidades pobres”, dijo el servicio meteorológico. “Esto llevará a condiciones de desorientación, que hacen que los viajes sean muy peligrosos. No viajes”. Incluso si no queda oficialmente atrapada en una tormenta de nieve —que los meteorólogos definen como tres horas o más de vientos de 56 km/h y caída considerable de nieve— la ciudad de Nueva York experimentaría algo muy cercano. El pronóstico es de aproximadamente 22 centímetros de nieve, vientos menores a -17 grados y con velocidades de entre 33 y 41 km/h, lo que podría poner a prueba el recién posesionado alcalde Bill de Blasio.
Las cifras indican que otras ciudades podrían ser más afectadas.