santiagoSantiago.-El elevado de la avenida Estrella Sadhalá comienzan a ser desmantelado por desaprensivos quienes roban los hierros y hasta de las losas para luego venderlas en metaleras. Al descuido que presentan los dos elevados, el de la Sadhalá y el de la entrada a Santiago en la autopista Duarte se suma de acuerdo a la denuncias, el espacio es convertido por los llamado piperos para hacer sus necesidades o como hogar para pasar el día y la noche.


Parte de la baranda comienza a ser desvencijada en la intersección con la avenida Juan Pablo Duarte. También en otros puntos han cargado con parte de los hierros. El elevado fue inaugurado durante la primera gestión de gobierno de Leonel Fernández.


Los santiaguenses atribuyen a la falta de vigilancia los constantes robos de los metales.  “Lo que estamos viendo a diario es que están acabando con los hierros sin que se monte vigilancia nocturna para apresar a los responsables de estas acciones”, apunta Rodrigo García. En el caso del elevado de la autopista Duarte además de presentar filtraciones, los delincuentes lo tienen como espacio para descansar.   Aunque en varias ocasiones se ha anunciado su reparación, esto no se ha hecho realidad.


La mayoría de tapas también han sido sustraídas en estos espacios y ya son muchos los casos de accidentes registrados de personas que caen en los hoyos. El antiguo puente peatonal Yaque y el Mateo Pelón comienzan a ser desmembrados con el robo de los hierros o utilizados como sanitarios para el depósito de excrementos.


Al Mateo Pelón le han quitado una gran parte de la baranda, con lo que exponen al peligro a los peatones. José rodríguez, residente en Bella Vista quien a diario atraviesa ambas pasarelas atribuye a los llamados piperos el robo de los hierros que luego venden en metaleras.