logo de la ONUSANTO DOMINGO, República Dominicana.-La Colectiva Mujer y Salud reclamó al Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas que se investiguen las acciones de encubrimiento en que habría incurrido la Iglesia Católica dominicana en beneficio de los sacerdotes acusados de abuso sexual, sobre todo el ex nuncio Joseph Wesolowski y Wjciech Waldemar (padre Alberto Gil).


La CMS también reclama que se esclarezca el paradero del Ex Nuncio Wesolowki, y solicita “con carácter de urgencia” la entrega del diplomático eclesial ante las autoridades dominicanas para que sea juzgado por el abuso sexual a menores según la legislación penal nacional.


También reclama “investigar urgentemente el vínculo entre el sacerdote Wojciech (padre Alberto Gil) y el Ex -Nuncio Wesolowski, y sus posibles vínculos a una red internacional de pederastia y corrupción de menores”. La CMS entregó al organismo de la ONU el Informe Sombra sobre denuncias públicas de casos de abuso sexual por autoridades eclesiales contra niños, niñas y adolescentes ocurridos en República Dominicana.


El Informe Sombrea fue presentado a través del Observatorio de Ciudadanía Activa de las Mujeres, en virtud de que el Vaticano tendrá que rendir cuentas el  próximo jueves, 16 de enero, sobre el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño y sobre su responsabilidad en los casos de niños y niñas violados y explotados sexualmente por obispos y sacerdotes.


La Colectiva Mujer y Salud recordó que en los últimos 10 años se han denunciado 6 casos de abuso sexual perpetrado contra al menos 19 menores de edad a manos de 7 autoridades de la Iglesia Católica, como lo son: el caso del Albergue de Higüey (Cirilo Antonio Núñez y Ramón Antonio Betances) (2003); el caso del padre Espinal (2006),el caso del sacerdote Juan Manuel Mota de Jesús (Padre Johnny) 2009, el caso del cura de Bonao (sacerdote Alberto Zacarías Cordero Liriano) en el 2012, y en 2013 el caso Juncalito a manos del sacerdote polaco Wojciech Waldemar (padre Alberto Gil) y  el caso del Ex -Nuncio o embajador del Vaticano en Santo Domingo, Joséf (o Joseph) Wesolowski. Wojciech Waldemar y Joseph Wesolowski huyeron de República Dominicana. El primero se encuentra en Polonia, y el segundo en el Vaticano.


Lo que reclama la Colectiva Mujer y Salud


En virtud de que la Santa Sede ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 20 de Abril del 1990, es que tenemos a bien solicitamos al Comitélas siguientes diligencias urgentes para que sean requeridas ante el Vaticano: Que se investiguen las acciones de encubrimiento por parte de la Iglesia Católica dominicana en beneficio de los sacerdotes acusados de abuso sexual en el país;


Que se esclarezca el paradero del Ex Nuncio Wesolowki, y a la vez, solicitar con carácter de urgencia la entrega de este ante las autoridades dominicanas para que sea juzgado según la legislación penal nacional; Investigar urgentemente el vínculo entre el sacerdote Wojciech (padre Alberto Gil) y el Ex -Nuncio Wesolowski, y sus posibles vínculos a una red internacional de pederastia y corrupción de menores;


Que el Vaticano informe si existe dentro de los expedientes que tienen en su poder, información detallada acerca de los hechos ocurridos en Juncalito perpetrados por el sacerdote Wojciech y detallando la fecha de esta información; Que se haga pública la información por parte de Vaticano acerca de la fecha a partir de la cual tienen conocimiento sobre los casos de abuso sexual ocurridos en R.D. y la manera en que ocurrieron los hechos;


Que se haga Público el informe enviado al Vaticano por las autoridades dominicanas de la jurisdicción penal acerca de estos casos, especificando las fechas y detalles de cada hecho, teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 13 del Concordato entre R.D. y la Santa Sede del 1954: ‘’En caso de que se levante acusación penal contra alguna persona eclesiástica. o religiosa,  la Jurisdicción del Estado apoderada del asunto deberá informar oportunamente al competente Ordinario del lugar y transmitir al  mismo los resultados de la instrucción, y,  en caso de darse, comunicarle  la sentencia tanto en primera  instancia como en apelación,  revisión o casación. ’’;


Que se esclarezca dónde se encontraba el Padre Espinal, y si siguió ejerciendo sus funciones de sacerdote entre los años 2009 y 2013, recordando que fue sentenciado en el año 2009 por abuso sexual y que fue privado de libertad en el presente año; Solicitar al Vaticano que exprese las medidas que ha implementado para evitar que estos casos sigan ocurriendo y para reparar el daño hecho contra las víctimas;


Que se haga público si será abordado el grave problema de los sacerdotes pederastas durante el sínodo del próximo año, ya que la oficina de prensa del Vaticano confirmó la decisión del Papa Francisco de organizar un sínodo de carácter extraordinario del 5 al 19 de octubre de 2014; Solicitar de manera urgente que de haga público el paradero de los sacerdotes del caso de Higüey (Cirilo Antonio Núñez y Ramón Antonio Betances) , y si siguen ejerciendo funciones de sacerdotes, si es así, que se especifique en que condiciones;


Que el vaticano establezca públicamente si tiene en su poder otros reportes, informes judiciales o comunicaciones directas sobre otros casos de pederastia perpetrada contra menores por sacerdotes en R.D. que no han salido a la luz pública; Pedir al Vaticano que haga público el informe emitido por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez acerca del caso del Ex – Nuncio Wesolowski;


Preguntar si el Vaticano realizó alguna investigación acerca de las circunstancias en que fue incendiada la cárcel de Higüey donde fallecieron varios imputados del caso; Dada la magnitud de los hechos solicitar ante el Vaticano una comisión de investigación acerca del involucramiento de otros clérigos en estos y otros posibles casos; Que se publique si  el Vaticano ha dado respuesta a la comunicación que les fue enviada por parte de los familiares de la víctima del caso de Bonao.