fa2a1d996b8e5c1fe9738cd27d9fc496_300x226BAUCHI, Nigeria (AP) — Un joven acusado de sodomía recibió 20 latigazos en jueves en una corte del norte de Nigeria encargada de aplicar la ley religiosa del islam.


Aunque Mubarak Ibrahim fue declarado culpable de quebrantar la ley islámica, es la primera condena que se aplica a un gay tras la aprobación de una ley que impone graves penas a la homosexualidad en esta nación del oeste de África que tiene un código penal de tipo occidental.


Activistas creen que la nueva ley ha acrecentado la homofobia y pone en peligro a los gays en un país donde los linchamientos son comunes.


En la ciudad de Bauchi, Ibrahim, de 28 años, artesano desempleado, se declaró culpable de cometer un acto de sodomía hace siete años. Dijo que fue engañado por el director de la escuela a la que asistía y que no ha cometido ningún acto homosexual desde entonces.


El juez Nuhu Mohammed dijo que le perdonaría una condena a muerte por lapidación porque el crimen ocurrió hace muchos años y porque el joven ha mostrado “gran arrepentimiento”.


Los 20 latigazos fueron administrados en la corte pública. A Ibrahim se le condenó a pagar una multa de 5.000 nairas (30 dólares). No se supo si pudo pagar y ser liberado inmediatamente.


El joven estuvo entre 12 hombres —11 musulmanes y un católico, quienes han sido arrestados por la policía desde navidad por pertenecer a un club gay.


El grupo de preocupación por los derechos musulmanes elogió el jueves al presidente Goodluck Jonathan por resistir a presiones de las potencias occidentales que han condenado la ley y pidieron que se detenga lo que llamaron intromisión en los asuntos internos de Nigeria.