tecnologiaLas necesidades de inversión por parte de los operadores contribuirían al crecimiento económico de los países de la región. Así como la década de los noventa fue conocida como la de la era digital y la del 2000 como la de la información, ésta del 2010 ya puede ser catalogada como la de la conectividad.


Las redes sociales, la mensajería instantánea, el auge del vídeo y el uso de aplicaciones tipo OTT están llevando a que la máxima preocupación del consumidor en materia de telecomunicaciones en la actualidad sea la de estar conectado a todo momento, desde cualquier lugar y en cualquier dispositivo.


Tal como se manifestó por medio de un comunicado de prensa, inversiones por el orden de los 60,000 millones de dólares son las que Alcatel-Lucent calcula que estarán realizando las empresas de telecomunicaciones en América Latina en los próximos cuatro años para mejorar la infraestructura móvil y lograr llevar la conectividad a todos los rincones de la región mejorando la calidad de los servicios que hoy se prestan.


Así lo dio a conocer Servando Vargas, Director de Mercadeo de la Región CALA de esta empresa, considerada una de las líderes en proveer infraestructura de tecnología fija e inalámbrica para los operadores de telecomunicaciones. Y preciso que en el 2015 se alcanzará una penetración del 56%, con 350 millones de latinoamericanos con acceso a banda ancha inalámbrica.


Al hacer el balance de lo evidenciado durante el 2013 y presentar sus predicciones con respecto a lo que debemos esperar en materia de telecomunicaciones en la región latinoamericana en los próximos años, el ejecutivo destacó la relevancia que ha venido alcanzando la banda ancha inalámbrica en esta parte del mundo.


Con cerca de 200 millones de usuarios a finales del 2013 y una penetración superior al 30%, la banda ancha inalámbrica no solo triplica a la fija en términos de conexiones sino que se convierte en una de las tecnologías que más impactan en el crecimiento de los países en la actualidad. “ De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo, hoy podemos afirmar que por cada 10 puntos porcentuales que crezca la banda ancha se generan aumentos de hasta del 3% en el PIB y del 2% en materia de productividad”, añadió Vargas.


El director de mercadeo explica que son servicios como Skype en materia de voz, WhatsApp en mensajería instantánea y Netflix en video los que están creando nuevos hábitos entre los usuarios, aumentando las necesidades de inversión por parte de los operadores y generando importantes contribuciones a los crecimientos económicos de los países de la región.


“La tecnología 3G seguirá siendo la que predomine en la región, pues la adopción de 4G LTE será gradual por las adecuaciones tecnológicas que se tienen que hacer, además de que algunos de los operadores demorarán sus inversiones en este campo hasta que recuperen parte de lo que han invertido en redes 3G y porque a nivel comercial los modelos de negocio están en sus inicios para LTE . Los operadores van a querer recuperar sus inversiones muy pronto pero los usuarios no están dispuestos a pagar más de lo que hoy pagan por sus servicios. Por eso calculamos que a 2015 en Latinoamérica 16 de los 800 millones de suscriptores de telefonía móvil estarán en 4G, es decir, una penetración del 2% en toda la región”.