aguaDentro de aproximadamente 1.000 millones de años se habrá evaporado todo el agua de la Tierra, indica un estudio científico francés difundido este miércoles, que aplaza en varios cientos de millones de años las estimaciones realizadas en anteriores previsiones.


Ese fenómeno, según la investigación que saldrá publicada en la revista Nature, se debe a los efectos del aumento de la radiación solar, que no tiene ningún vínculo con el calentamiento climático.


Al igual que la mayor parte de las estrellas, según esas conclusiones, la luminosidad del Sol aumenta muy lentamente y de forma natural a lo largo de su existencia, lo que conlleva un alza de las temperaturas terrestres.


El CNRS y los otros tres institutos implicados señalan que la cantidad de vapor de agua en la atmósfera se incrementa con la temperatura de los océanos, y explican que el vapor de agua es un gas de efecto invernadero que participa en el calentamiento de la superficie terrestre.


Esos científicos prevén que ese incremento acabe provocando la “ebullición de los océanos” y la desaparición del agua en su estado líquido.


Otra consecuencia de esa hipótesis es la desestabilización del efecto invernadero, que no permitiría seguir conservando en la Tierra una temperatura media “clemente” de 15 grados centígrados.


Hasta la fecha, no era posible evaluar ese momento con fiabilidad, según los expertos, porque ese fenómeno se había estudiado con modelos astrofísicos muy simplificados, que analizaban la Tierra como un ente uniforme y que no tenían en cuenta elementos “esenciales” como las estaciones o las nubes.


El nuevo modelo, tridimensional, asegura ser capaz de predecir la evolución del medio ambiente terrestre bajo el efecto de un aumento muy fuerte de la radiación solar.


Según ese último estudio, el punto de inflexión se producirá cuando la radiación solar media alcance unos 375 vatios por metro cuadrado, frente a los 341 vatios actuales, algo que se espera para dentro de unos 1.000 millones de años.