El jefe del Ejército Libre Sirio (ELS), Salim Idris, rechazó este sábado el acuerdo alcanzado entre Rusia y EEUU para que Siria ponga su arsenal químico bajo control internacional y aseguró que los rebeldes continuarán su lucha contra el régimen.


“No estamos interesados en ninguna parte de la iniciativa porque nosotros no tenemos armas químicas. Mis colegas y yo continuaremos los combates hasta la caída del régimen”, prometió Idris en una rueda de prensa en Estambul transmitida por las televisiones árabes.


El líder rebelde se quejó de que el plan presentado por Moscú para que Damasco deje sus armas químicas bajo supervisión internacional no hable del pueblo sirio ni del armamento convencional.


“Es como si la sangre de los sirios fuera un puente para destruir solo las armas químicas”, se quejó Idris, para quien no es posible que “un criminal entregue la herramienta del crimen y se le deje libre. Hay que llevar a (Bachar) al Asad ante tribunales internacionales)”.