mu


El impactante suceso tuvo lugar en en Santa Teresa Carazo, en Nicaragua.


Allí, Lucrecia Marenco de 35 años estuvo aproximadamente 20 días acostada en un ataúd, en espera de su muerte.


Lo increíble es que la mujer se encuentra en perfecto estado de salud; pero pese a ello, afirma que un alma perdida se comunicó con ella y le avisó que su hermana gemela -fallecida hace un mes cuando estaba dando a luz a sus hijitos gemelos (que también fallecieron)- se reencarnaría en ella.


Supuestamente, eso iba a suceder el pasado viernes (12/07/13): “A las 5 de la tarde de este viernes mi hermana reencarnará en mí para ver a mi madre, mis hermanos  y a sus hijos, y luego no volverán a saber de ella”, afirmo Lucrecia la semana pasada.


Pero después de más de 60 horas de entrar y salir de la caja fúnebre en la que supuestamente su difunta hermana entraría en contacto con ella, la mujer se vio obligada a abandonar su actividad, tras la intervención por parte de un grupo de evangélicos  que al parecer habrían “expulsado los demonios” que según ellos,  la tenían poseída y le incentivaban a decir tal disparate.


La madre de las hermanas apoyó desde un principio la idea de Lucrecia porque afirma ser muy creyente y por ende, pensó que realmente era una posibilidad que su hija fallecida volviera para comunicarse con los que dejó. De hecho, la señora fue la encargada de conseguir prestada la caja fúnebre para su hija.


Por su parte los medios locales le preguntaron sobre el extraño caso al sacerdote Neguit Eslaquit, párroco de la Iglesia del municipio de Dolores, quien aseguró que lo que la gente considera posesión en un 99% son problemas familiares, depresivos surgidos ante la pérdida de un ser querido, así que lo más conveniente sería realizarle un estudio psicológico a la joven. “Por nuestra parte vamos a orar por ella” dijo.