Al menos 31 policías y soldados yemeníes murieron, 26 resultaron heridos y cuatro secuestrados hoy en una cadena de cuatro ataques consecutivos contra posiciones de la Policía y el Ejército en diferentes lugares del sur de Yemen, informaron el Ministerio de Defensa y fuentes de seguridad.


En el primer ataque, al menos ocho reclutas de la policía perdieron la vida después de que una comisaría fuese atacada por miembros de Al Qaeda en la provincia de Shabua, en el sureste del país, explicó el Ministerio en un comunicado.


Los presuntos terroristas atacaron a primera hora la sede principal de la policía en la ciudad de Azan, 570 kilómetros al sureste de Saná, y abrieron fuego contra los agentes con armas automáticas y explosivos.


Una fuente de la seguridad aseguró que en el ataque a la comisaría de Azan los agresores secuestraron, además, a cuatro reclutas y robaron cuatro vehículos de la policía, y agregó que las víctimas pertenecen a las fuerzas especiales del Ministerio del Interior.