med


Tras varios días de sentir ansiedad, vómitos e insomnio, un joven español acudió a un centro de salud para realizarse un chequeo y –quizá- recibir algo de atención psicológica, sin embargo la doctora que le atendió le señaló cuál era el origen de sus males el cual urgía erradicar: su homosexualidad.


Para la inexistente patología la médico le recomendó un tratamiento: “me dijo que me hiciera pruebas y análisis porque los gay tendemos a pillar muchas enfermedades y a propagarlas.


Y me decía que yo tenía que comprender que eso es antinatural, y que mi problema, y todo el trastorno, lo tenía en la cabeza”.


Obviamente ante el retrograda diagnóstico el joven -de nombre David Cámara- que en ese momento estaba acompañado de su madre mostró su desacuerdo y consternación: “entonces me dijo que no me tenía que ofender, sino darme cuenta de que tenía un problema que se podía tratar”.


El joven “infectado” es asesorado por  la Federación Arco Iris y ya presentó su queja ante el Centro de Salud ubicado en el distrito de Belén, provincia de Jaén, España.


Además de  pedir el inicio de un expediente disciplinario a la doctora, así como la apertura de una investigación por parte de la fiscalía regional antihomofobia y una reunión con la doctora en cuestión para debatir sus particulares diagnósticos. Este miércoles se sabrán qué acciones se realizarán para atender el caso.