alb



SANTO DOMINGO. El Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, informó que las autoridades investigan los vínculos que pudo tener el sacerdote polaco que se encuentra prófugo, Alberto Gil Nojache, con unas 15 a 20 personas, entre ellas menores de edad y adultos, que viajaron a Polonia con el prelado.


Expresó que aunque la fiscalía polaca pretenda abrir un caso para juzgarlo se abrirá otro caso en el país para que éste sea sancionado por los delitos que cometió.


Explicó, además, que la Procuraduría General de la República sostiene conversaciones con las autoridades de Polonia sobre el prelado que estaba asignado a la iglesia San Antonio de Padua, en Juncalito.


“Hay un caso en la República Dominicana y tiene que ser juzgado aquí y vamos a hacer todo cuanto sea posible para que sea sancionado. Es criminal lo que ese señor hizo y estamos trabajando intensamente en ese sentido”, afirmó.


El funcionario expresó que el caso que se abriría en Polonia no solo esta vinculado con los delitos que cometió en ese país, sino por una serie de pruebas de pornografía infantil con menores de otra nacionalidad y otros delitos.


Mientras que con relación al ex Nuncio Apostólico en el país, Joséf Wesolowski, informó que las autoridades dominicanas colaboran con el Vaticano para determinar cual será el tribunal competente de conocer las acusaciones en su contra.