ran



TAMBORIL. Los 279 estudiantes del centro educativo Juan Antonio Alix, en la  localidad de Canca Abajo, de este municipio, están recibiendo docencia en una enramada y un club deportivo prestados, debido a que, según afirman los padres de los alumnos, el nuevo plantel construido recientemente no está apto para impartir  clases de manera digna.


Dijeron que a la construcción le faltan varios módulos,  como son la dirección y la cocina, los cuales consideran  de suma importancia para cumplir con la nueva modalidad de la tanda extendida.


“Nosotros los comunitarios no vamos a recibir esa escuela en esas condiciones, porque si la inauguran así, nunca le van a agregar las cosas que le faltan.


Pedimos a las autoridades concluir con la estructura para que de una vez y por todas los niños dejen de pasar tantas precariedades”, explicó Joaquín González, miembro de la Sociedad de Padres y  Amigos.


Deserción.  Manifestó que debido a esta situación hay padres que han dejado de mandar  sus hijos a la escuela, ya que consideran que en esas condiciones es muy difícil  recibir docencia, en especial cuando llueve.


González valoró como positiva la construcción de este centro educativo. Recordó que  la edificación anterior presentaba un marcado deterioro, sin embargo, según explicó, para cumplir con la propuesta del presidente Danilo Medina de la tanda extendida, se necesita un espacio para el manejo de los alimentos.