El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez consideró este viernes que la gran cantidad de niñas y adolescentes embarazadas es parte del desorden social que según entiende hay en el país.


Este tema también fue analizado por el coordinador nacional de la Pastoral Juvenil y el subdirector de Visión Mundial. Wellington Carpio con los detalles desde la Conferencia del


Episcopado Dominicano. Por su gravedad en la capital y provincias, los embarazos en niñas y adolescentes ya están considerados como una alarma social preocupante.


Según estudios realizados, las consecuencias del embarazo a temprana edad pueden empeorar las condiciones de pobreza, interrumpir o impedir el acceso a la educación y exponer a riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual.


La vicepresidenta de la República se ha empoderado del tema y celebró una primera reunión para coordinar acciones que contrarresten los embarazos de niñas y adolescentes junto al Ministerio de Salud Pública, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y otros organismos internacionales.