pie



SANTO DOMINGO. El brote llamado “manos-pies-boca” que desde hace dos meses afecta a niños menores de cinco años y de distintos estratos sociales es causado por los virus que viven en el intestino de los humanos, en este caso el Coxsackie y enterovirus.


Así informó el doctor Jesús Feris-Iglesias, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital infantil Robert Reid Cabral, quien dijo que la enfermedad afecta también a los adultos.


Recordó que no hay tratamiento específico ni vacunas y que la enfermedad es benigna en la mayoría de los casos.


De su lado, el presidente de la Sociedad Dominicana de Pediatría, Rodolfo Soto Ravelo, recomendó aislar a los pacientes infectados y estar atentos porque puede complicarse con otros males que no especificó.


Sobre el tema, también habló la directora adjunta del Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel “Dr. Huberto Bogaert Díaz”, Elfida Sánchez, quien dijo que hace dos meses que empezaron a recibir cantidad de niños con lesiones similares del virus, las cuales se localizaron en su mayoría a nivel de la cara, mano y pie y algunas diseminadas en el área de los glúteos.


Contó la historia de los pacientes, según sus padres, coincide en haber tenido fiebre por dos y tres días, una afección tipo faringitis y posteriormente aparecían las ampollas.


Ante la cantidad de niños que estaban recibiendo en ocasiones referidos por pediatras, tanto del sector público como privado, decidieron comunicarse al área de infectología del hospital Robert Reid Cabral, para que les ayudará, mediante pruebas de laboratorio, a identificar el virus.


Ante la similitud de las lesiones con la varicela, muchos profesionales confundían el diagnóstico, partiendo del historial de fiebre previa y de las erupciones en la piel.


La enfermedad se cura en un promedio de siete a diez días y en ese período se les puede suministrar analgésicos que no contengan aspirinas, mucho líquido para prevenir la deshidratación. Se recomienda no besar ni abrazar a los enfermos.


Recomendaciones
Entre las recomendaciones que dan los especialistas para prevenir el brote de “manos-pies-boca” está el lavado frecuente de manos con agua y jabón, sobretodo al cambiar los pañales con heces del niño, pues el virus se disemina mediante éstas.


La población debe mantener la higiene, recoger adecuadamente la basura, desinfectar los juguetes y otros elementos con los que los menores juegan. Los niños con fiebre y erupciones en la piel no se debe enviar a los centros educativos, ni tampoco se pueden compartir los utensilios que utilizan.