vio


Naciones Unidas.- Ciento trece países, entre ellos EE.UU., España y 15 latinoamericanos, firmaron este martes en Nueva York una declaración conjunta contra la violencia sexual en zonas de conflicto con el objetivo de que deje de ser usada como “arma de guerra”.


El acto, celebrado en paralelo a los debates de la Asamblea General de la ONU, estuvo encabezado por el ministro británico de Exteriores, William Hague, y la representante especial de la Secretaría General de la ONU sobre la Violencia Sexual en Conflictos, Zainab Bangura.


La declaración envía “un importante mensaje” a las víctimas de la violencia sexual acerca de que la comunidad internacional no las olvida y advierte a los responsables de abusos sexuales y violaciones de que “rendirán cuentas”.


Por América Latina firmaron Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.


Hague anunció que su país acogerá el próximo año una conferencia con gobiernos y representantes de la sociedad civil para “incrementar el impulso internacional” contra la violencia sexual en zonas de conflicto, según un comunicado enviado por la delegación británica ante la ONU.


Mientras, la actriz Angelina Jolie, embajadora de buena voluntad del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), destacó en un vídeo que el documento suscrito hoy es la declaración “más clara” escuchada hasta ahora sobre que la comunidad internacional “debe confrontar estos crímenes”.


Hasta el próximo 4 de octubre los países que lo deseen podrán adherirse a la declaración suscrita hoy.