e2f51b3ecfLa crisis que afecta el comercio entre República Dominicana y Haití por la veda de algunos productos criollos, evidencia la fragilidad de los mecanismos diplomáticos, y carencia de reglas en las relaciones de ambos países, en opinión de diversos sectores de la sociedad.


La situación preocupa a los comerciantes dominicanos que tradicionalmente han enviado sus productos, así como a las autoridades, debido a que ese Estado representa el segundo socio comercial avícola, con unos 18 millones de dólares al año.


Ahora el gobierno haitiano se estaría proponiendo vedar la harina de trigo y bebidas alcohólicas procedentes de este territorio, con lo que sumarían seis los productos que no aceptarían. Anteriormente habían prohibido la entrada de salami, carne de pollo, huevo y materiales plásticos.


Históricamente, las relaciones dominico-haitiana han estado marcadas por conflictos y confrontaciones, ambiente heredado de la dominación colonial, en que los intereses metropolitanos tuvieron la Isla como escenario. En el siglo veinte, los vínculos estuvieron marcados por perturbaciones políticas que distorsionaron los objetivos de paz y amistad de ambas regiones.