liba


Al menos 13 personas murieron y más de 50 resultaron heridas este viernes en dos explosiones registradas frente a dos mezquitas en la ciudad de Trípoli, en el norte de Líbano.


Los atentados, aparentemente perpetrados de forma coordinada, afectaron a los fieles musulmanes que salían de las oraciones del viernes en esta ciudad, de mayoría sunita.


“He visto cuerpos dentro de varios autos incendiados”, comentó a Reuters un testigo desde las cercanías de la mezquita de Taqwa, donde tuvo lugar la primera explosión. Este centro de oración es conocido por su carácter más rigorista y de línea dura dentro de esta rama del Islam.


Una fuente de seguridad aseguró que hubo varios muertos también en el escenario de la segunda explosión, la mezquita de Al Salam.


Las ambulancias llegaron rápidamente al lugar, mientras grandes columnas de humo negro ascendían al cielo. Las imágenes de la televisión mostraban autos destrozados con sus ventanas rotas, algunos envueltos en llamas. Un grupo de personas corría por las calles llevando a una mujer con la cara cubierta de sangre.


En el suelo podían verse dos cadáveres y los bloques de departamentos cercanos también tenían rotas las ventanas. “Hay muchas víctimas en las dos mezquitas, no tenemos claro aún el número”, comentó una fuente de seguridad.


Las explosiones se producen una semana después de que un gran atentado matara al menos a 24 personas en un barrio del sur de Beirut, considerado un bastión del grupo terrorista chiíta Hizbolá.


La tensión sectaria en Líbano está siendo sacudida por el largo conflicto en la vecina Siria. Muchos chiítas libaneses apoyan al presidente sirio, Bashar al Asad, que combate desde hace más de dos años un levantamiento sunita contra su dictadura.