dom



NUEVA YORK._ Lidia Rodríguez de 21 años de edad, fue acusada de mentirles a la policía y los médicos para encubrir a su concubino que golpeó un hijo de la mujer de sólo 11 meses de nacido y fue hospitalixado con heridas graves.


Los investigadores dijeron que Rodríguez, residente en Salem trató de proteger a su novio a pesar de haber maltratado a la criatura a la que levantó por el pelo y sacudió violentamente el año pasado.


Roedríguez fue acusada esta semana de perjurio y se declaró culpable del cargo de intimidación de testigos en una comparecencia en la Corte del Distrito de Salem y se le impuso una fienza de $2.500 dólares.


El novio, José Luis Rodríguez de 27 años de edad, fue acusado en el 2011 de morder otro niño de 5 años de edad, hijo de otra novia anterior y está siendo investigado actualmente por el reciente caso.


Está detenido por narcotráfico en la cárcel de Middleton.


La mujer, si paga la fianza, será confinada en su casa bajo prisión domiciliaria y tendrá que llevar un brazalete electrónico para ser monitoreada, según ordenó el juez Mateo Machera.


Sus otros hijos que fueron puestos en custodia en la agencia de bienestar infantil del estado, le fueron devueltos.


El Fiscal Adjunto Alex Grimes, dijo que la señora Rodríguez llevó a su hijo al hospital North Shore el 30 de marzo del 2011 con hinchazones y hematomas en la cabeza, pero le dijo a los investigadores que el menor estaba sufriendo de infecciones crónicas en el oído y se golpeó así mismo en la cuna.


Ella relató la falsa historia a los médicos y luego a la policía. Dijo que lo acosto en la cama, pero el niño se dio la vuelta y cayó encima de una consola de juegos Play Station que pertenece a una amiga suya a la que identificó como “Tony”.


Los médicos se mostraron escépticos, porque el bebé sufrió una inflamación severa en su cuero cabelludo y tenía una hemorragia entre el cráneo y la piel que afectaba sus oídos, además de tener los ojitos negros.


El bebé lelgó a sufir una hemorragia interna tan severa que llegó a ser anémica, agregó el fiscal Grimes. También se le contraron lesiones en el cuello. La policía corroboró a los médicos y en una búsqueda en la casa no encontraron camas, sino un colchón en el piso alfombrado.


Los médicos les dijeron a los investigadores que las heridas presentadas por el bebé, eran compatibles con claras señales de abuso y hay dudas de si el bebé estaría sufriendo un trauma emocional.


Una semana después, Lidia llamó a la policía y cambió su historia, acusando a su novio de haber golpeado a su hijito y admitió haber inventado el relato.


Ella dijo que su novio le advirtió que no lo denunciara, porque iba a ser culpado. El defensor de la mujer dijo que ella fue intimidada y mintió bajo presión y amenazas. Las acusaciones fueron retrasadas por los fiscales para determinar cuáles cargos le imputarían a la señora Rodríguez que regresó ayer miércoles a la corte para una segunda vista.