const


Si los constructores no dolarizan los precios de las unidades habitacionales que ofrecen se irían a la quiebra, afirmó Fermín Acosta, presidente de la Asociación Dominicana de Constructores  y Promotores de Viviendas (Acoprovi).


Destacó que para que hayan  precios  estables en ese sector  debe haber también estabilidad macroeconómica.


Al ser consultado sobre las variaciones de precios de las viviendas, que se registran básicamente en el proceso de construcción, dijo que ese es un tema de política económica en el que las autoridades monetarias deben intervenir.


“No se le puede pedir al constructor que compró materiales a un precio que los mantenga cuando se registran alzas en la tasa de cambio, y no se puede negar que eso está pasando actualmente”.


Al destacar que es obvio que el adquiriente  resulta perjudicado con situaciones como esa, resaltó que  el constructor no se puede comprometer a  vender al precio que acordó inicialmente.“Definitivamente el tema de la macroeconomía es fundamental para que tengamos buenos precios”.


Espejismo con el bajo costo.  En el mismo contexto de los precios, se le preguntó sobre el espejismo de las casas  de bajo costo a las que aspiran sectores de clase media y  media baja.