69


Al menos 69 personas murieron y más de 300 resultaron heridas en una serie de atentados ayer en Irak durante las celebraciones del fin del ramadán, una de las más sangrientas de los últimos años, indicaron las autoridades.


Unos 16 coches bomba estallaron en varios barrios de la capital, tanto sunitas como chiitas, en tanto que uno explotó en Tuz Khurmatu, a 175 km al norte de Bagdad, y otro en Nasiriya, a 300 km al sur de la capital.


Al menos 37 personas murieron y más de 300 resultaron heridas en Bagdad; en Tuz Khumartu murieron nueve personas, entre ellas tres policías, y en Nasiriya hubo cuatro víctimas fatales, según fuentes policiales y médicas.


Entre los blancos en la capital iraquí se cuentan tres mercados, dos cafés y un restaurante, atacados por grupos sospechosos de estar relacionados con Al Qaida.


El mes del ramadán fue particularmente sangriento en el país con más de 800 muertos, según un balance establecido por la AFP.


Según Naciones Unidas, más de mil personas murieron en julio víctimas de la violencia, en el balance mensual más elevado de los últimos cinco años en Irak.


Este mismo sábado más temprano cinco personas murieron en distintos episodios de violencia en Irak, dos de ellos en Bagdad. En la capital, una bomba en el barrio de mayoría sunita de Jihad, en el oeste de la ciudad, mató a dos personas e hirió a seis.


Un teniente coronel del ejército fue asesinado en su casa, en el sur de Mosul, en el norte del país, según el teniente Abdelrahim al Rashidi. El responsable local de la región de Al Nil, en el sur de Bagdad, Hamid Kadhum, y su hijo también fueron asesinados en sus casas por hombres armados, mientras que la esposa del funcionario fue herida.


Según expertos, los actos de violencia podrían ir en aumento debido a la parálisis política del gobierno, mientras el país se repone difícilmente de varios años de una guerra que dejó miles de muertos.


Durante el mes sagrado del ramadán suele incrementarse la violencia, dado que los yihadistas estiman que sus ataques están más justificados, según los expertos. Pero este ramadán fue más violento que en el pasado.


Las autoridades gubernamentales atribuyen este incremento de los ataques al conflicto que asola la vecina Siria y acusan habitualmente a países extranjeros de fomentar la violencia.


Pero la crisis política que opone a la mayoría chiita con los sunitas, que dominaban bajo Sadam Husein, sirve también a los intereses de los extremistas.


Los sunitas, que acusan a las autoridades de querer marginalizarlos políticamente, llevan a cabo manifestaciones desde fines del año pasado, acusando al gobierno de llevar a cabo detenciones arbitrarias.


El gobierno hizo algunas concesiones, liberando a varios miles de presos y aumentando el salario de los combatientes sunitas que luchan contra la red Al Qaida.


Pero los atentados a gran escala volvieron a golpear desde abril, luego de que las autoridades mataran a decenas de manifestantes sunitas en Hawija.


Además, el gobierno se muestra incapaz de asegurar los servicios básicos, en particular una inestable energía eléctrica, y muy pocas leyes fueron adoptadas desde las elecciones legislativas de 2010.


Los sunitas, que acusan a las autoridades de querer marginalizarlos políticamente, llevan a cabo manifestaciones desde fines del año pasado, acusando al gobierno de llevar a cabo detenciones arbitrarias.   El gobierno hizo algunas concesiones, liberando a varios miles de presos y aumentando el salario de los combatientes sunitas que luchan contra la red Al Qaida.