ramos-sin-pene--644x362



Gerardo Ramos, el hombre al que tuvieron que amputarle el pene tras ser mordido por un perro, dice no recordar lo sucedido.Ramos manifestó que se encontraba en estado de embriaguez y a la hora de perder el miembro viril al parecer estaba dormido.


“Yo realmente no sé si fue un perro que me mordió o lo que sucedió, cuando me da uno de esos ataques, cuando tomo alcohol me duermo y no siento nada”, expresó Ramos al ser entrevistado por algunos medios.


Debido a sus condiciones y para impedir que los periodistas continúen el asedio, los familiares del obrero decidieron trasladarlo desde su comunidad natal en Matanza hasta Las Palomas.


Una hija de Ramos, que no quiso identificarse, expresó que lo más importante es que su padre está sano y se encuentra en estado de recuperación.


El caso ha llamado la atención de los santiaguenses  que tratan el tema con cierta picardía.