comb


En el primer semestre   de este año el Gobierno  recaudó  más de RD$20 mil millones   por concepto  de los impuestos establecidos  a los hidrocarburos.


Pero estas   recaudaciones, lejos de beneficiar a la población,   podrían producir un aumento de los costos de producción de las empresas  y, sobre todo,  en los bolsillos de los ciudadanos, que a final de cuentas son los  que pagan estos  gravámenes.


Según  el informe  de Ejecución Presupuestaria  elaborado  por el Ministerio de Hacienda,  el país  recaudó RD$8,654.6 millones por el  Impuesto  Selectivo Específico sobre Hidrocarburos  y otros RD$12,315.9 millones por medio del Impuesto  Selectivo Ad-valorem sobre los Hidrocarburos.


Ambos gravámenes son  leyes que inciden en el cobro de los impuestos a los combustibles,  una indexa cada trimestre  el valor de los tributos  a través de la inflación y la  otra obliga   el cobro del  16 por ciento  selectivo al consumo que se  aplica en la base del costo del producto.


Esos dos parámetros impositivos son los que conducen a que el Estado recaude los 20 mil millones de pesos  en el  primer  semestre de este año, aseguró el expresidente y asesor  de la Asociación Nacional de Detallistas de Combustibles (Anadegas), Juan  Ignacio Espaillat.


“Esta situación lo que está  dando es una connotación clara que hay una reducción  en los valores cobrados  por el Gobierno, pero no porque  se han disminuido los impuestos, sino porque la gente ha dejado  de consumir los combustibles y ha realizado una disminución de sus actividades económicas; eso provoca lo que se llama deflación”,  manifestó.


Espaillat  advirtió  que el país debe estar  atento,  pues,   “si no se ponen correctivos a tiempo  la deflación va a provocar un deterioro de la economía, que terminará en confrontaciones sociales y en situaciones impredecibles”.


En ese  mismo tenor   se pronunció el diputado y dirigente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Víctor (Ito) Bisonó, quien abogó por una  reducción de los impuestos a la gasolina en el  país. “Los precios de la gasolina y del transporte tienen una estrecha relación con la economía y el desarrollo de la nación”, dijo Bisonó.


El legislador  reformista  planteó  la reducción  de  los impuestos a los hidrocarburos, tras   manifestar que  la economía personal de las familias dominicanas depende mucho de la cotización de los combustibles en el mercado local, precios que,  asegura, “han ido en constante aumento”.


“Esto es más complejo de lo que parece. La situación del barril de petróleo a nivel internacional es algo a tomar en cuenta”, aseveró. “Hoy día, estos impuestos representan entre 33 y 35% del costo de los combustibles.


Con impuestos reducidos las familias dominicanas lograrán ahorrar más a fin de mes, y como efecto, el Gobierno recaudará más que con los impuestos altos”, indicó el diputado reformista Bisonó.