instAunque los Fondos de Pensiones tienen números alentadores-  el 97% de la población asalariada está afiliada y se han acumulado RD$232,000 millones en capitalizaciones  individuales-, una amenaza está latente:   la falta de instrumentos financieros para reinvertir esos recursos  y generar mayores ganancias.


La advertencia la hace el superintendente de los Fondos de Pensiones, Joaquín Gerónimo, quien destacó que  si la banca  no crea  instrumentos financieros,  entonces el Estado, que también está necesitado de recursos, puede usarlos para la construcción de distintas infraestructuras.


“Los fondos de pensiones están esperando que surjan los instrumentos, básicamente las letras hipotecarias, los bonos hipotecarios, los valores que emitan los fideicomisos al mercado, los valores que emitan los fondos de inversión y la titulación de carteras.


“Como los bancos tienen una  sobreliquidez por los mismos fondos de pensiones, ya que tienen depositados  RD$70,000 millones en certificados de corto plazo, con tasas de 3%, 5% y 6%, los usan para hacer negocios a tasas mayores, pero no los invierten en otros instrumentos”.


Gerónimo explicó que los  fondos de pensiones tienen una liquidez mensual de RD$5,000 millones, y depósitos en la banca, a corto plazo, a muy bajas tasas de interés.


“En este escenario, de aquí a diciembre  a los fondos de pensiones podrían ingresar $25,000 millones, y por vencimiento de los certificados de corto plazo que están en la banca entre  RD$50,000 millones y  RD$60,000 millones.


Pero el único  destino que tendrían esos recursos serían  los certificados de la banca que están a 3.8%, “lo que significa  que los fondos de pensiones están frente a un gran desafío ante la ausencia de instrumentos financieros para invertirlos”.


Por esa causa, la Superintendencia de Pensionsiones (Sipen) amplió los límites de inversión para el Estado, que es, según el funcionario, el único emisor calificado que está en condiciones de captar los recursos de los fondos de pensiones para  invertirlos en el sector productivo.Ante la inercia de la banca privada en ese contexto, Gerónimo planteó, en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, que el Banco de Reservas debería tomar la iniciativa originando instrumentos financieros para que los fondos de pensiones puedan tener destinos para sus inversiones.Fortaleza de las pensiones.  


De acuerdo con las estimaciones planteadas por Gerónimo, al cierre de este año los fondos de pensiones tendrán un monto de RD$260,000 millones.Al destacar esa cifra explicó que la fortaleza del sector se ha logrado por la aplicación rigurosa de la ley, en lo que tiene que ver con los aportes que hacen los trabajadores y  empleadores, y por el  trabajo de las Administradoras de Fondos de Pensiones  (AFP).Según sus datos, estas intermediarias  han logrado una rentabilidad acumulada de un 40 por ciento.


En un escenario ampliado de  este esquema, dijo, esos valores tienden a invertirse, por lo que cuando se empiecen a dar las primeras pensiones la rentabilidad alcanzaría un 60 por ciento, dijo  el superintendente de Pensiones.Sin embargo, esos números positivos no surgieron de la noche a la mañana, de acuerdo con los detalles ofrecidos por Gerónimo, quien resaltó que en los primeros tres años de entrada del sistema de pensiones se registró una rentabilidad negativa.


Los buenos tiempos llegaron cuando  ingresaron nuevos instrumentos financieros, como las letras del Banco Central, las emisiones de las empresas privadas para captar financiamiento en el mercado de valores.


“Esta diversificación del mercado hizo posible que los fondos fueran ganando una mayor rentabilidad. De hecho, la rentabilidad hoy en los fondos de pensiones es alrededor de un 10%, y la de los depósitos de los bancos anda por un 4%”.La meta del sistema era conseguir un 6% de rentabilidad real para que los trabajadores pudieran conseguir una pensión adecuada, refirió.


Buenas nuevas.  Ayer la Sipen tomó una decisión que beneficia al capital acumulado que será transferido a los pensionados por vejez.Se trata de la reducción, de 30% a 25%, de las comisiones que cobran las Aseguradoras de Fondos de Pensiones (AFP) por la administración de los fondos de pensiones de los trabajores dominicanos.Con esa medida pasarán al fondo de los empleados RD$1,000 millones.


Antes de esa disposición las AFP iban a percibir, por concepto de la comisión complementaria, RD$6,000 millones.Una comisión de ese tipo no se cobra en otros países de la región, dijo Gerónimo al resaltar que sí existieron en un principio.


La Sipen y las AFP llegaron a otros acuerdos, entre estos la creación de una comisión especial para hacer un estudio de mercado que  permita  verificar posibles distorsiones que estén ocurriendo y que pudieran afectar en demasía la rentabilidad de las pensiones de los trabajadores.


Se acordó igualmente proponer cambios en la ley para que se eliminen las dos comisiones que cobran las AFP, y que son  una comisión por administración, de 0.5%, y la comisión del 30% de la rentabilidad.Estas se sustituirían por una sola  que sería  una comisión fija por el patrimonio administrado.


Cambios a la Ley.  Gerónimo admitió que, a partir de las disposiciones de la Ley de Pensiones, las AFP tienen un contexto quizás demasiado favorable, razón por la cual se están haciendo esfuerzos por modificar la legislación para cambiar esas condiciones altamente ventajosas para esos intermediarios.


“Ellos actúan legalmente, por eso los estamos llevando a un plano de concertación, porque sus ganancias no son ilegales, los márgenes de beneficios los dispone la ley”.Diez años después, dijo, ese escenario resulta perjudicial para el sistema mismo y para los afiliados, por lo que debe cambiarse.


Fondos no financian  Estado.  Debido a que una parte de los fondos de pensiones están en el Banco Central y en el Ministerio de Hacienda, a Gerónimo se le preguntó si estos recursos no estarían financiando la ejecución del Estado, y como tal, se estaría frente a un riesgo.


En ese sentido, el funcionario respondió que el dinero depositado en el Banco Central es usado por la entidad para “diseñar su política monetaria, e incurre en esas acreencias con el público, no solamente con los fondos de pensiones”.“Significó una misa de sanación para los fondos de pensiones cuando se aprobó en 2006 que estos se pudiesen invertir en títulos del Banco Central”, dijo.


Malas noticias.  En este escenario de ganancias desorbitantes, las malas noticias son para los trabajadores.Gerónimo informó que, lamentablemente, cuando se empiecen a entregar las pensiones por vejez, dentro de diez años, la mayoría de los trabajadores no habrán completado las 300 cotizaciones para recibir la pensión mínima.


Por eso, entre las propuestas de modificación a la Ley de Pensiones se incluirá el que se bajen el total de cotizaciones a 204, “porque sería injusto que una persona que haya cotizado al sistema por 20 años ni siquiera pueda tener derecho a la pensión mínima”.


El trabajador que esté en ese renglón sería asistido, de cambiarse la ley, por el Fondo de Solidaridad Social.“Los que no lleguen a las 200 cuotas el dinero se le devuelve, pero obviamente esa persona debe tener una pensión, porque el sistema es universal; por lo que esa responsabilidad le caerá al Estado.