El Gobierno de EE.UU. anunció este jueves que ha suspendido la deportación de 552.918 jóvenes indocumentados desde la puesta en marcha, hace exactamente un año, del programa de “acción diferida”, a la espera de que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral.


Según la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por su sigla en inglés), para el pasado mes de julio el Gobierno recibió un total de 573.404 solicitudes bajo la “acción diferida”, un programa de alivio migratorio que puso en marcha la administración Obama el 15 de agosto de 2012.


El programa, conocido por su sigla en inglés como “DACA”, suspende durante dos años la deportación de jóvenes indocumentados que entraron a EE.UU. cuando eran menores de edad y reúnen una serie de requisitos.


Del total de solicitudes recibidas entre agosto de 2012 y julio pasado, la USCIS ha aprobado 552.918 -a un promedio diario de 2.294-, y ha rechazado 20.486, indicó la USCIS.


Los datos de USCIS no desglosan las solicitudes para el “DACA” por origen nacional, pero una investigación de la Institución Brookings señaló que el 74,9 % procede de inmigrantes de México, seguido por el 10 % de Centroamérica, el 6,9 % de Suramérica, el 4,2 % de Asia, el 1,7 % del Caribe, el uno por ciento de África, y el 0,9 % de Europa.


La lista de los 25 principales países de origen de los solicitantes la encabezan México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Corea del Sur, Perú, Brasil, Colombia, Ecuador, Filipinas y Argentina, según la investigación de Brookings.


En esa lista también figuran India, Jamaica, Venezuela, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Bolivia, Costa Rica, Uruguay, Pakistán, Chile, Polonia, Nicaragua, Nigeria y Guayana.


Cuando el programa de “acción diferida” fue anunciado por el presidente Barack Obama, en plena campaña de reelección, se calculaba que alrededor de 936.000 jóvenes indocumentados podían acogerse a la medida.


Durante un acto en el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), Audrey Singer, investigadora de Brookings, señaló hoy que USCIS ha aprobado el 72 % de las solicitudes y sólo ha denegado la suspensión temporal de la deportación a un uno por ciento de los solicitantes.


El 54 % de los solicitantes del programa migratorio eran jóvenes menores de 21 años, y la mayoría de los beneficiados se concentró en estados como California, Texas, Nueva York, Illinois y Florida, estados que tradicionalmente han tenido un mayor porcentaje de extranjeros.