com


El tabloide local New York Post denunció en su edición del 28 de julio que en la República Dominicana existe un “mercado negro” con toneladas de comidas enviadas por dominicanos que reciben ese beneficio a través de los cupones de alimentos que les da el gobierno de Estados Unidos.


El medio hizo un descenso en Santiago de los Caballeros, la segunda ciudad en importancia del país caribeño, y asegura que allí encontró evidencias de personas que afirman que reciben comidas de parientes en Nueva York y otras partes de Estados Unidos y las venden a individuos, en supermercados y otros establecimientos.


“El sello del fraude de los cupones de alimentos, proveídos por el gobierno de Estados Unidos a miles de dominicanos se ha convertido en ayuda exterior a especuladores de un mercado negro en la República Dominicana”, afirma.


El diario matutino publicó una foto de un haitiano cargando un tanque plástico color azul, de los usados para enviar comidas y otros artículos desde Estados Unidos a la República Dominicana y un cronograma de la ruta recorrida desde los establecimientos en Nueva York en los que se hacen las compras usando la tarjeta, pasando por las embarcadoras que hacen los envíos, hasta Santiago de los Caballeros.


La semana pasada el Post reveló que el gobierno federal, a través del Departamento de Agricultura, tiene en marcha una investigación por el mismo motivo que envuelve a nacionales de la República Dominicana, Haití y Jamaica.


“El Post encontró dos personas vendiendo barriles de productos estadounidenses para obtener una ganancia en las calles de Santiago”, afirma el tabloide.


“Es una manera muy fácil de hacer dinero y no me cuesta nada”, le dijo a un reportero del tabloide una vendedora que se identificó como María Teresa y que tiene una hermana en El Bronx que le envía la comida que vende.


La dominicana admitió en el reportaje que ella usa la tarjeta de beneficios del gobierno de Estados Unidos para llenar los tanques que envían su país de Frosted Flakes y otras fórmulas para bebés, con el dinero del bienestar social del gobierno de Estados Unidos.


María Teresa añadió al Post que consigue barriles cada pocas semanas a través de una hermana y compra los artículos en un supermercado de la cadena Western Beef de la avenida Prospect y la calle 165 en El Bronx.


Su hermano paga US$75 por cada barril enviado a la República Dominicana a través de la embarcadora “Luciano Shipping” situada en el vecindario de Mott Haven.