El conteo de menores muertos registrados como ‘’accidentes’’, la mayoría de las veces en sus hogares, no se detiene. Ya son nueve los niños que murieron en las primeras tres semanas de este mes de julio: seis han muerto por ahogamiento y otros tres a consecuencia de traumas contusos.


Anyeli Custodio Lara, de cuatro años, se convirtió en la víctima número 54 de las muertes infantiles ocurridas en las distintas provincias del país, y que, según los reportes de la Policía Nacional, han sido producto de accidentes.


La tragedia ocurrió ayer en el sector Los Frailes, del municipio Santo Domingo Este, de esta capital, cuando la pequeñita fue aplastada por un portón de hierro, que le cayó encima, ocasionándole trauma contuso en la cabeza y la cara.


Otras tragedias han ocurrido en San Francisco de Macorís, donde un niño de nueve años también murió luego de que una puerta de hierro lo aplastara; en Barahona, una niña de un año y tres meses murió ahogada, al caer a una cubeta de agua que se encontraba en el baño de su residencia.Mientras que en la provincia de Higüey, murió ahogado el niño Elianfy Alcántara de la Rosa, de tres años, al caer a una cisterna en su casa.


A su vez, en la provincia de Santo Domingo se registraron las muertes de cuatro niños que murieron ahogados, uno de ellos falleció al inundarse su vivienda con la crecida del rio Ozama, al paso de la Tormenta Chantal; dos al caerse en cubetas llenas de agua en sus residencias; mientras, una bebe de un año falleció ahogada en un tanque de agua que se encontraba en el patio de su vivienda.


Este caso ocurrió en el sector Jacobo Majluta de Santo Domingo Norte, y llamó la atención de los medios de comunicación porque, según informó la Policía, en esta vivienda se había ahogado otro menor también en un tanque de agua.


Mientras que en la provincia de Montecristi murió una niña de siete años a consecuencia de múltiples traumas contusos, recibidos luego de ser atropellada por una motocicleta que conducía un adolescente de 17 años.


A continuación el registro de las tragedias ocurridas en las tres primeras semanas de julio:


Johandry Nova, un bebé de nueve meses, murió ahogado en el sector La Ciénaga de Santo Domingo, al inundarse su vivienda con la crecida del río Ozama, con el paso de la tormenta Chantal.


Grismeldy Martínez de 7 años, de edad, murió a consecuencia de trauma contuso mientras era transferida al Hospital Regional Infantil Arturo Grullón de Santiago, luego de ser atropellada por una motocicleta que conducía un adolescente de 17 años, en el municipio de Villa Vásquez en Montecristi.


La Policía, a través de su cuenta de twitter, informó que un niño de nacionalidad haitiana, con apenas un año de nacido, murió ahogado al caerse en una cubeta de agua. Según el tuitt el hecho ocurrió en Villa Mella, Santo Domingo Norte.


Estela Asidro Silfrado, de nacionalidad haitiana, de un año, fue encontrada ahogada en un tanque de agua en su vivienda, momentos en que era atendida por una prima suya, en el sector Jacobo Majluta de Santo Domingo Norte. Según el comunicado de la Policía Nacional, en la vivienda anteriormente habría ocurrido un caso similar.


El niño Elianfy Alcántara de la Rosa, de tres años, murió ahogado al caer en una cisterna de su residencia del sector La Imagen, paraje La Cuchilla, jurisdicción de Higüey.


Esteciano Seanua, de nacionalidad haitiana, de un año, murió ahogado al caer en una cubeta llena de agua en su residencia ubicada en el sector La Mina, en los Guarícanos, Santo Domingo Norte.


La niña Olga Elaine Montero Torres, de un año y tres meses, falleció ahogada al caer en una cubeta llena de agua en el baño de su residencia, ubicada en el sector Enriquillo, en Barahona.


Yoelvis Hidalgo Felipe, de 9 años de edad, murió a consecuencia de trauma contuso en la cabeza y el tórax que recibió al ser aplastado por una puerta de hierro que le habría caído encima, en la urbanización Piantini, en San Francisco de Macorís.


Anyeli Custodio Lara, de 4 años, murió a consecuencia de trauma contuso en la cabeza y la cara luego de ser aplastada por un portón de hierro de una marquesina en el sector Los Frailes, de Santo Domingo Este. Según el informe la menor se encontraba en compañía de un tío de esta.