DBEB7050-E6A9-4727-917F-2128F0BEB0FC.jpg__209__400__CROPz0x209y400SAN JUAN DE LA MAGUANA. Criadores de ovejas y otros animales se quejaron por la proliferación de perros realengos, denominados “vampiros”, que atacan y matan parte de su ganado, provocándoles pérdidas económicas.


Los perros deambulan en las zonas urbana y rural de esta provincia y en los últimos meses han matado a centenares de esos animales, sin que los criadores encuentren alternativa para evitarlo.


Se quejaron de que la Dirección General de Ganadería y la dirección provincial del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social no se esfuercen para enfrentar la situación.


Señalaron que lo peor del caso es que las autoridades de la Dirección General de Ganadería, dirigida por el doctor Ursino Bueno, han informado no tener por el momento nada que ofrecer a los criadores de ovejas para detener la matanza indiscriminada que los caninos provocan a la población ovina.


Bueno informó que a esos caninos se les llama “perros vampiros”, porque matan a sus víctimas solamente para chuparles la sangre y no se comen la carne, razón por la cual para satisfacer el hambre tienen que matar a muchos en una sola noche.


Tampoco los criadores de esos animales pueden tomar acción decidiendo por su propia cuenta montar un operativo de matanza de perros con armas de fuego o con veneno, por la existencia de la Ley de Protección de Animales, vigente en el país desde hace varios años.


Manuel Mateo (El Toro), uno de los mayores criadores de ovejas en la zona, quien también es presidente de Transporte del Valle, informó que el año pasado los perros realengos le mataron 200 animales, entre machos y hembras, en la finca que tiene en la Chalona.


El Toro preparó un proyecto de crianza de ovejas en gran escala, con una inversión de cientos de miles de pesos financiados con la banca privada, pero decidió vender las que estaban en provecho para saldar los compromisos y no perderlo todo.