sac


Manuel Ramírez García, el sacerdote acusado de realizar tocamientos a nueve niños del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, ubicado en el municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, recibió una sentencia de cinco años de prisión.


El eclesiástico también fue suspendido durante cuatro años para ejercer sus funciones como párroco.


Cabe destacar que la sentencia que recibió le da el derecho de tramitar una condena condicional para poder seguir en libertad.


El juez cuarto de control el nuevo sistema acusatorio emitió la resolución que le fue dada a conocer a Ramírez García, quien además se deberá obligado a pagar 29 mil pesos como reparación para pagar las terapias psicológicas de los menores afectados.


El monto económico de lo que se le impuso servirá para el tratamiento de dos de dos infantes que tendrán que recibir apoyo psicológico debido a que resultaron dañados por la situación, la cual se dio cuando el padre los confesaba.


Además el sacerdote tendrá que someterse a terapia psicológica, en el sitio en el que se lo indique la autoridad.