hait


Las autoridades haitianas se mostraron ayer flexibles y permitieron que haitianos llevaran a su país productos adquiridos en el mercado binacional que se celebra los lunes y viernes en Dajabón, algunos de ellos vedados de entrar a ese territorio.


Por tal efecto, los miembros y directivos de la Asociación de Comerciantes Unidos de Dajabón, se reunieron ayer y acordaron mantener una posición de cordura y comprensión, debido a la flexibilidad que mostraron los funcionarios haitianos apostados en el lado de su frontera.


La entidad estima que al parecer el comercio ya comienza a tomar un giro de normalidad, porque sorprendió la pasividad y la comprensión de las autoridades haitianas frente al ingreso de mercancías y artículos que adquirieron comerciantes y compradores haitianos.


Como de costumbre, los haitianos hicieron filas ayer desde horas de la madrugada para entrar en las primeras horas del día a Dajabón para adquirir mercancías y artículos que en su país no son tan abundantes.


Sin inconvenientes, haitianos cruzaron a su país plásticos, harina de trigo y de maíz, así como pollos y huevos en menor cantidad, es decir para el consumo doméstico y no para fines de comercio.


Funcionarios medios e inspectores de los ministerios de Haití de Industria y Comercio, Agricultura, Sanidad Vegetal y Animal que controlan el ingreso de productos dominicanos por la frontera del Norte, dijeron que el interés de las autoridades de su país no es bloquear el comercio con República Dominicana, pero que quieren que haya equidad.


Los comerciantes haitianos Roul Joseph y Cesarin Pierre dijeron que juntos a otros de sus colegas se reunieron con funcionarios del norte y noreste de Haití y que les plantearon sus inquietudes sobre las dificultades que están confrontando por la veda que mantienen las autoridades haitianas respecto a la entrada de artículos dominicanos.


“Nos dijeron que es tiempo de organizar el comercio entre los dos países y que para lograrlo no es necesario un tratado de libre comercio como están planteando sectores empresariales de ambas naciones”, indicó Joseph.


Asimismo, explicaron que los pollos, huevos y embutidos dominicanos siguen comercializándose en Haití y que es más preferible permitir que entren por la vía normal que por la clandestinidad, como está ocurriendo desde que se tomó la medida que dispone su veda. Sin embargo, los comerciantes haitianos se quejaron de los impuestos que están cobrando las autoridades aduanales de Ouanaminthe (Juana Mendez), Haití, algo que explicaron está encareciendo y aumentando los precios de esos productos.


“Hoy(ayer), permitieron la entrada de pollos y huevos en gran cantidad, pero un haitiano compra un pollo en el mercado común para  consumo familiar por 100 pesos como ejemplo y cuando llega a las Aduanas de Ouanaminthe, te aplican un impuesto de 85 pesos, eso es diciéndote  no lo compre”, enfatizó de su lado Pierre.


La queja de los comerciantes y compradores haitianos radica en los impuestos que están cobrando las autoridades haitianas cuando entran productos adquiridos en el mercado bilateral.


“Nos dijeron que el Gobierno de Haití quiere más equidad con el comercio de República Dominicana y que no le interesa bloquear la entrada de sus artículos, pero que se ha llegado el momento de establecer reglas claras”, observó en tanto Roul Joseph.