cerebroUna nueva investigación del Instituto Weizmann de Israel ha demostrado que las ondas que se desprenden espontáneamente de la actividad neuronal del cerebro llevan una huella de eventos que hemos experimentado en las pasadas 24 horas.


El estudio se basó en los resultados de las investigaciones previas realizadas por el profesor del Departamento de Neurobiología Rafi Malach, que demostraron que nuestro cerebro nunca descansa, aunque nos encontremos en reposo. Allí, la actividad de las células nerviosas es sustituida por unos patrones de actividad neuronal ultralenta, que constituyen auténticos ‘archivos’ de experiencias vividas.