1371654692_157651_1371654770_noticia_normalSe trata de una sentencia de primera instancia y puede ser recurrida por los modistos italianos. Les acusan de haber trasladado el control de su empresa a Luxemburgo para evitar al fisco Sus campañas publicitarias rebosan de tópicos italianos: mar, sol, vespas, mujeres florecientes y galanes enamorados. Sin embargo, a Domenico Dolce y a Stefano Gabbana les faltó patriotismo a la hora de cumplir con Hacienda.


Un tribunal de primera instancia de Milán condenó ayer a los dos célebres modistos a un año y ocho meses de prisión por evasión fiscal. La juez Antonella Brambilla sentenció que los creadores omitieron declarar mil millones de euros y deben resarcir al fisco una cantidad provisional de 500 millones.