electEl efecto de tal demanda de energía sobre la red eléctrica podría ser enorme; la sobrecarga de transformadores y otros elementos de la infraestructura podría llevar a apagones locales, o algo peor. Por lo que los investigadores de compañías de servicios y otros ingenieros eléctricos están buscando maneras de que el golpe sea más suave, diseñando sistemas de carga que puedan adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes de la red.


Estos sistemas programables podrían ahorrar dinero de los clientes permitiéndoles cargar sus autos con tarifas eléctricas más baratas, pero los expertos dicen que también pueden mejorar la estabilidad de la red y ayudar a adaptarla mejor en caso de que fuentes de energía muy variables, como la eólica y la energía solar, se vuelvan una parte mayor de la oferta.