rhLa cuenca del río Artibonito tiene el potencial de proveer de agua y electricidad a casi medio millón de habitantes de República Dominicana y Haití, por medio de la construcción de pequeñas hidrogeneradoras en ambos lados de la frontera, capaces de crear empleos e incentivar el desarrollo sostenible de comunidades empobrecidas.


Se trata de un plan diseñado por las autoridades energéticas de los dos países que se encuentra en la fase preliminar de estudio y la búsqueda de inversión, por lo que no se puede cuantificar el costo de los proyectos hasta el momento.


“Estos son estudios para luego convertirse en propuestas. No podemos hablar de una suma exacta, pero los proyectos sí están identificados”, explicó Enrique Ramírez, director ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía.