malLas autoridades de Puerto Rico investigan lo que dicen es uno de los peores casos de abuso contra los animales que han visto en el país: un perro vivo al que le cortaron la mayor parte de las cuatro patas y los huesos quedaron expuestos.



 Los integrantes de un grupo que alimenta mascotas abandonadas e intenta hallarles viviendas dijeron el martes que encontraron al cachorro mutilado el fin de semana en un estacionamiento cerca de un centro turístico en el poblado costero norteño de Hatillo. Lo habían visto cuando lo alimentaron el viernes.


La última vez que lo vieron jugueteando en la playa con su madre y sus hermanos no había sufrido abusos. Los miembros del grupo de rescate animal Rabito Kontento nombraron “Océano” al cachorro callejero negro. Mariel Rojas, que dirige al grupo, indicó que lo llevó a toda prisa a un veterinario, pero le dijeron que sus huesos se estaban pudriendo y la infección era demasiado grave como para ser atendida. Fue sacrificado el domingo.