buzos“Buzos”. Así llaman a las personas que viven de los desperdicios que los ciudadanos botan y además le dan valor. Ahora, los “buzos” quieren sumarse al modelo de las cooperativas. “A veces cuando uno se da una cortaíta (sic) no va al médico. Yo sí voy, pero la mayoría no va, porque no tiene”, declara Eligio Reyes Solís, representante de los 80 “buzos” que trabajan en la unidad de transferencia del Ayuntamiento del Distrito Nacional.


Solís dice que el tema salud es el principal problema. “Con 20 pesos diarios, cada uno, podemos tener un banquito (sic) que nos cubra las necesidades que tenemos para las vacunas, para las emergencias, para uno coger préstamos, y hacer alguito (sic) más”, declara.


El Ministerio de Medio Ambiente, EcoRed, Fedomu y la Fundación Atabey presentaron ayer a decenas de “buzos” del Gran Santo Domingo un encuentro para motivar la formalización de ese sector y la organización a través de las cooperativas para mejorar las condiciones de vida.


Los “buzos” que participaron en la actividad reconocieron que la sociedad y los residentes, sobre todo en zonas más pudientes, los discriminan por el hecho de que recolectan basura. “Es cierto que hay buzos que lo que hacen es fechoría; pero la mayoría son trabajadores que viven de la basura. Yo me he podido ganar que la gente de los residenciales me permitan entrar y trabajar. Pero mucha gente se molesta por el trabajo de uno”, expone el “buzo” Rafael Martínez.