googleEl proyecto ya va tomando forma. En las últimas semanas, la compañía de Mountain View ha realizado algunos avances fundamentales de este dispositivo que verá la luz el próximo año. El último ha sido la publicación del código fuente del dispositivo que facilita el comienzo de la creación de su propio ecosistema.


Pero este no es el único paso que ha dado la compañía. Debido a la gran cantidad de dudas acerca de su funcionamiento, ha puesto a disposición de los usuarios un catálogo de preguntas frecuentes sobre el dispositivo para que el mercada pueda comenzar a familiarizarse con él.


De esta manera, Google hace hincapié en la principal característica de sus gafas: No son indestructibles, aunque son «robustas, cómodas y creadas para servir a la vida diaria». Por ello, promueve a los usuarios a mantener sus dispositivos a salvo, secos e «impresionantes». Entre las preguntas destaca la más repetida por los usuarios: «¿Google Glass puede ser usada por todo el mundo?», a ella la compañía responde de manera tajante: «Glass no es para todo el mundo». Entre sus explicaciones, Google reconoce que pueden producir dolores de cabeza o estrés de ojos «al igual que unas gafas convencionales».