francina Con un gran deseo de aportar a la sociedad y un gran optimismo, retornó ayer al país Francina Hungría, quien pasó seis meses en Estados Unidos, donde se operó tres veces buscando recuperar su visión.Francina Hungría expresó que estos últimos meses han sido bastante trágicos en su vida, debido a que tenía seis meses fuera de su ambiente de trabajo, social y lejos de su familia.


Señaló que, en principio, el proceso de adaptación fue traumático debido a que los tristes recuerdos de los sucesos siempre volvían a su mente, por lo que su salida fue orar para que los rostros de los delincuentes que la balearon se borraran de su imaginación.


“Y la verdad que creo que las oraciones hicieron un buen trabajo, el país oró por mí y esas oraciones se notan en la tranquilidad y la paz que yo tengo ahora, lo cual es muy grande, dijo Francina.