melo“Trabajando con el doctor Cabral, la señora Melo atrajo a pacientes desprevenidos para realizarles complejos procedimientos médicos”, dijo el fiscal general del estado, Eric Schneiderman. “Luego realizó los postoperatorios ilegales, anteponiendo su propia codicia a la salud y la seguridad de sus víctimas”, añadió.


En estos tratamientos, calificados por la Fiscalía como “inherentemente peligrosos”, la acusada utilizó un instrumento cortante para quitar la piel muerta, inyectó a las víctimas con una jeringa grande para extraerles líquido y retiró los puntos de sutura.


Como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad, Melo tendrá que indemnizar a sus víctimas y no podrá obtener una licencia médica en el estado durante un año.