alcarrizosEl abogado Luis Scheker Ortiz y Antonio Ocaña, hijo de Isabel Rodríguez Schack de Ocaña, una de las propietarias del terreno, explicaron que la familia donó una porción del terreno para uso como área verde, posteriormente utilizada por el ayuntamiento de Los Alcarrizos.


Pero  en 2003, en el periodo final del gobierno del presidente Hipólito Mejía, se inició la construcción  del multiuso. Para detenerla fue emitido un acto de alguacil, y en adición se realizaron gestiones con el entonces secretario de Deportes, César Cedeño. Sin embargo fueron infructuosas.


Fue un proceso en el cual el abogado que defendía al Estado dominicano, Marino Elsevyf, se adhirió a la causa de los demandantes. Sin embargo, desde entonces la jueza Inés Altagracia de Peña no ha fallado. Y mientras, los familiares advierten que llevarán el caso a los tribunales internacionales.


La tasación más reciente, hecha hace dos años, valoró los terrenos usurpados sobre los 30 millones de pesos. Sin embargo, como explica Antonio Ocaña, los gastos judiciales, el coste de oportunidad de no poder el vender los terrenos más el pago de impuestos, sin utilizar el espacio, aumenta la cifra.


“Ya no es solamente el valor de nuestro terreno, es un perjuicio económico por no haber podido vender los terrenos en diez años, además de daños y perjuicios morales para nosotros que siempre hemos pagado el impuesto de  la propiedad inmobiliaria”, advirtió Ocaña.