robotLa humanoide Kaori, de cabello castaño y ojos azules, analiza y cuantifica los componentes en el aliento de los usuarios, evaluando el olor en una escala de cuatro niveles. Una vez que la persona le acerca su boca, lo cataloga y emite una respuesta irónica dependiendo de los resultados.


Así, Kaori variará su frase desde el positivo “Huele a cítrico”, a otros cada vez peores como “Tienes mal aliento”, “No puedo soportarlo” o el extremo, “Emergencia”. El perro Shuntaro reconoce el mal olor de pies y, aunque no habla como la humanoide, agita la cabeza si es normal, ladra y gruñe si es malo y se desmaya en el caso de que se trate de un olor muy fuerte.


“Quiero continuar haciendo cosas que hagan reír a la gente y creen buen ambiente”, detalló el presidente de la firma, Kennosuke Tsutsumi, en declaraciones recogidas por el diario.