bahrein“Hay incidentes menores, pero ninguna amenaza directa para la carrera. Esperamos llenar las gradas y tener 25.000 espectadores el domingo”, dijo el presidente del Circuito Internacional de Bahrein, Zayed Alzayani, antes de los ensayos libres previstos para hoy.


El principal movimiento opositor, el Wefaq, “es favorable a la celebración del GP, como en 2012”, agregó Alzayani. Las medidas de seguridad son “exactamente las mismas que las de los años anteriores”. En tanto, la carrera es vista como “un acontecimiento nacional, que cuenta con el apoyo del 77% de la población, según un sondeo de Nielsen”, afirmó el dirigente.


El GP de Bahrein, que se realiza desde 2006, fue anulado en 2011, en medio de las protestas contra el régimen gobernante. Ayer hubo nuevos disturbios, con un saldo de seis detenidos en varias localidades chiitas de la periferia de Manama, donde centenares de manifestantes salieron a las calles para protestar contra la prueba de F.1.


Los disturbios no afectaron el acceso al circuito de Sakhir. “Tenemos nuestros problemas, como los demás países, y la gente tiene derecho a manifestar su descontento, pero la violencia es inaceptable”, añadió el máximo responsable del GP, que se largará el domingo, a las 9 de la mañana.