trabajoLa propuesta para modificar el Código de Trabajo en aspectos como el seguro de salud, las prestaciones laborales y las vacaciones, planteada por la cúpula del empresariado dominicano, fue rechazada ayer por la ministra de Trabajo, Maritza Hernández, quien en un desayuno organizado por la Asociación de Industrias (AIRD), explicó que una posible modificación de la normativa debe ser fruto del consenso social, y no un “producto del algo mediático, ni momentáneo”.


Modificar el Código, han indicado los empresarios, es necesario para redefinir los costes laborales e incidir favorablemente en el empleo. En palabras de Ligia Bonetti, presidenta de la AIRD, el coste laboral “es el más alto de la región, andando por el 65% de salario recibido por los trabajadores”.


“…tienen que ser redefinidos para que constituyan una herramienta clave para el empleo decente al que aspiramos. No se trata de que los trabajadores pierdan derechos. Ese prejuicio debe dejarse de lado. Pero también debe dejarse de lado cualquier asomo de pensar que restando derechos avanzaremos”, dijo Bonetti, quien propuso un pacto social por el empleo, a fin de convertir a las industrias en la gran fuente de empleos del país.


A esto, la ministra Hernández aseguró que cuando entre totalmente la Seguridad Social, “los costos laborales se irán reduciendo”. “Es una agenda que debemos todos tomar como sociedad después que se defina bien el trabajo que se hará con el empleo”. ¿Hasta dónde? ¿Por qué tenemos que modificar? ¿Para qué modificar?”, indicó la ministra ante el auditorio del empresariado.


Descenso de las ventas


Los primeros dos meses de este año respecto al año pasado, y conforme a estadísticas suministradas por la AIRD, han sido fatídicos para algunos sectores de la economía cuyas ventas se han reducido sensiblemente. El sector servicio, por ejemplo, has visto sus ventas caer en -8.5%, es decir, menos RD$23,932 millones; el sector agropecuario bajó RD$3,034 para un -36.9% respecto al mismo periodo del año pasado, mientras que las ventas del sector industrial descendieron RD$3,874 millones, que en términos de porcentajes equivale a un -3.8%.


“Tenemos la esperanza de que esta situación de bajos niveles de ventas no perdure en el tiempo. Una de sus consecuencias, de extenderse, podría ser el incremento del nivel de desempleo en el país”, advirtió Bonetti. Quien reiteró que hace falta un cambio el modelo económico.


Discusiones salariales


Representaciones del sector empleador y de los trabajadores estuvieron presentes ayer en el encuentro. Jaime González, presidente de la Copardom, dijo que en esta, o la otra semana, enviarán al Comité Nacional de Salario la comisión que los representará en las discusiones salariales y luego el organismo hará la convocatoria oficial. En tanto, Gabriel del Río, de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), reiteró su propuesta de un aumento superior a los dos dígitos. Se espera, según se dijo ayer, que se llegue a un resultado antes del primero de mayo.